Un  adiós  largo  y  triste...  casi  como  el  que  se  sufre  en  un  duelo  tras  la  pérdida  de  un  ser  muy  querido...

Los  días  previos  tomé  la  determinación  de  que  no  fuera  así.  No  quería  pasarlo  mal,  ni  que  mis  compañeros  sintieran  ni  si  quiera  una  pequeña  parte  de  la  inmensa  nostalgia  que  me  ha  invadido  esta  semana,  por  más  que  haya  intentado  alejarla,  pero  cuando  me  dispuse  a  escribir  unas  pequeñas  notas  de  despedida,  no  pude  contener  mis  emociones...
No  he  tenido  fuerzas  para  dar  últimos  abrazos,  ni  expresar  todo  lo  que  hubiera  querido  decirles...

Salí  por  la  puerta  del  servicio  como  muchas  veces  la  he cruzado,  pensando  que  al  día  siguiente  volvería  a  hacerlo,  con  mi  pijama  azul  y  mis  zuecos  de  payaso.  Pero  esta  vez  acompañada  de  un  sonido  crepitante  y  seco.  Un  crack  característico  de  cuando  algo  se  quiebra  en  pedazos,  como    hojas  secas  en  otoño  que  crujen  bajo  nuestros  pies...

Las  despedidas  de  aquellos  con  los  que  he  compartido  tanto,  y  a  los  que  he  querido  profundamente,  quiero,  y  sin  duda  seguiré  queriendo,  me  resultan  excesivamente  dolorosas.
Por  eso,  más  que  un  largo  adiós,  prefiero  decir  un  HASTA  LUEGO...




"How  long  must  we  keep  riding  on  a  carousel  going  round  and  round  and  never  getting  anywhere?"

No  os  olvidaré,  "apañeros  del  metal"...
:)

Berni.
Lunes  31/1/11.
6 Responses
  1. enfermero9 Says:

    En dos ocasiones he pasado por la experiencia:
    - que nos vemos...
    - pásate por aquí...
    y tu dices sí, sí, sí sabiendo que no podrá ser, que al principio quizás pero poco a poco se alargan las visitas entre otras cosas porque en el nuevo curro encuentras otros compañeros de fatigas y alegrias, y te integras y se va diluyendo la nostalgia.
    Que te vaya bonito Berni y que nos lo cuentes.
    Un beso.


  2. Berni Says:

    Imposible que las cosas sean como eran. Los cambios en la ubicación, el tipo de trabajo, la vida, que cada uno tiene la suya y sigue su curso...
    Pero el cariño y la amistad permanecen, y las huellas que ambos te dejan en el corazón son permanentes...
    Y siempre se puede quedar para comer, cenar, unos baños relajantes en un spa o echarte unas risas donde se tercie.

    Ya os contaré a todos qué tal me va en el nuevo curro, empiezo mañana... qué nerrrrvios... jarlllll!!!!

    Un besote.


  3. Juana Says:

    ¡Ánimo! Mirar atrás un instante y seguir .... te irá bien, eres muy buena profesional, las cosas avanzaran y los buenos recuerdos quedan ....
    Dicen que lo bueno de llevar una vida amable, es que la vives dos veces, una mientras la vives y otra cuando la recuerdas ....
    Millones de besos ¡guapa!
    Y este año tenemos pendientes los baños turcos con Eva jeje


  4. Camino Says:

    Mucho ánimo, Sirenita!
    Nunca se van del todo, siempre les guardamos aquí en el pecho.
    Besos


  5. Berni Says:

    ¡Muchas gracias, amigas!

    Esos baños quedan pendientes, prometido Juana...
    A ver si Camino se anima también, que sales mu relajadita... :)
    ¡Besos!


  6. Camino Says:

    Apuntada quedo! ;))