No es la primera vez que lo hace, pero cuando este escultor británico emplea las calles y los edificios para exponer su obra, siempre tiene garantizada la atención de los viandantes.










Antony Gormley es un artista cuya obra está generando mucha curiosidad y provocando sentimientos "extraños" entre los newyorkinos y turistas de la ciudad, que pueden admirar y disfrutar en estos días y hasta Agosto del presente año sus creaciones escultóricas diseminadas por los tejados de los edificios de Manhatan.
Sí sí, en los tejados, aunque parezca un sitio la mar de raro para exponer.

Las 31 estatuas fabricadas con materiales como el hierro o la fibra de vidrio y hechas a semejanza del propio escultor, forman parte de "Even Horizon", un proyecto artístico que Gormley intenta explicar así:

“las estatuas están mirando hacia el horizonte, un horizonte que nosotros no podemos ver rodeamos como estamos de rascacielos. La idea es saber donde se puede uno colocarse hoy en día teniendo en cuenta la cantidad de gente que vive en las ciudades”.



Desde luego la idea del artista me parece genial.
Por lo menos arranca del ensimismamiento a los miles de urbanitas que van diariamente por las calles abstraídos en esa vorágine de ritmo frenético, tan poco recomendable para el mínimo disfrute de la cotidianidad y de la vida en general.

En ESTE vídeo se pueden ver las reacciones diversas de la gente.
El hombre joven de la gorra comenta que la iniciativa le gusta, porque apesar de que las figuras se asemejan a personas que están a punto de saltar, eso le hace pensar, le provoca un parón (en esa vorágine que yo decía) y le obliga a reflexionar, cosa que para él es buena...
La mujer rubia cree que las figuras embellecen la ciudad y muchas personas de todo el mundo pueden ver y disfrutar de lo que se hace, artísticamente hablando, en Nueva York.
Sin embargo a la mujer de color las esculturas parecen no hacerla mucha gracia: "¿Por qué hombres desnudos y no árboles o flores...?", dice...

En otras publicaciones he leído que esta exposición tiene sus detractores, porque recuerdan los momentos amargos que se vivieron en el 11S cuando algunas de las personas atrapadas en la Torres Gemelas se lanzaron al vacío como medida desesperada para no morir abrasados...


Una iniciativa diferente la de Antony Gormley, aunque seguramente los servicios británicos de Scotland Yard se la tienen jurada al escultor, ya que en Londres, el 2007 "Even Horizon" causó una avalancha de llamadas a la Policía y a los Servicios de Emergencia...
Para evitar esto, en "la gran manzana" le han dado "publicidad suficiente", aunque todo tiene su inconveniente:
¿Acudirán a tiempo los servicios pertinentes a las llamadas ante los casos de suicidas reales?...

Os dejo más fotografías de la obra de Gormley:










Berni.
Domingo 28/3/10.
2 Responses
  1. Camino Says:

    A mi algunas de estas esculturas, no se por que, me ponen la carne de gallina...pero reconozco que la iniciativa es original, y a veces necesaria: descansar la vista para que se nos llenen los ojos de horizonte...


  2. Berni Says:

    Es la misma sensación que tuve cuando ví la exposición en la red: Figuras que parecen personas al borde de los edificios, suicidas potenciales... y un escalofrío me recorrió el cuerpo.
    Después cuando indagué más a fondo sobre la obra y el significado que el artista le daba, me gustó mucho.
    Ahora lo veo desde otra perspectiva.