Leía hace unos días en DM Digital las conclusiones del informe de Médicos sin Fronteras sobre los millones de personas que aún mueren en otros mundos de "tercera categoría", tan cercanos al nuestro, de "primer nivel" sólo en recursos y en "buenas voluntades", pero de tan baja conciencia y humanidad con los verdaderos sufridores...

Cifras de hielan la sangre y que corroboran lo dicho:
- 3.5 a 5 millones de niños que mueren anualmente por desnutrición.
- 8.000 muertes al día potencialmente evitables a causa de "enfermedades olvidadas" (Tuberculosis, SIDA pediátrico, Mal de Chagas, Malaria, Kala Azar...)

Ciertos conflictos mundiales no requieren la suficiente atención de la opinión pública, como dice el informe, y esto "se debe a una profunda falta de respeto por la ayuda humanitaria". Yo añadiría "profunda falta de respeto por la vida humana".

Luego sí, todos los países desarrollados realizan reuniones periódicas que a priori son muy interesantes y necesarias, de las que salen conclusiones y metas fundamentales ,como los Objetivos del Milenio, pero pocas son las naciones que se esfuerzan verdaderamente para cumplirlos.

Hagamos que esto cambie de una vez por todas.
Por lo menos intentémoslo...

Berni.
Viernes 12/3/10.
4 Responses
  1. jane Says:

    Hay todavía un trecho muy largo entre la teoría y la práctica. Esperemos que fotos como las tuyas sean un pequeño paso en el buen camino. Saludos.


  2. Camino Says:

    Estamos tan inmersos en nuestra vida, que no levantamos la vista para ayudar a los demas...y lo peor que estamos ya acostumbrados a estas imagenes, cuando no son solo imagenes, sino vidas.
    Saludos!


  3. Javier Says:

    Un pequeño paso pudiera ser suficiente. Como este que tú das con tu entrada. Sensibilizar, recordar, mantener viva la inquietud.

    Cada uno tendría que buscar el suyo. Puede que la solución tenga que venir a través de una adecuada sensibilización social.

    Gracias, Berni.


  4. Colorin Says:

    Gracias Berni, por recordarnos que tendríamos que estar dando gracias cada instante de nuestra vida.