"Llovió cuatro años, once meses y dos días..."

Sucedió en Macondo, el mágico lugar dónde la estirpe de los Buendía esparció su sangre, su trabajo y su vida. Saga peculiar de hombres y mujeres extraordinarios, todos colmados de desorbitada fuerza, vehementes en el Amor, generosos en la entrega, cada cual más bravo...

La cólera de huracán bíblico hizo desaparecer toda esa pasión. Semejante relato mítico no puede terminar de otra manera:
"arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres... porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra"...


Llueve sobre mojado y parece que no va a parar de hacerlo en unos cuantos días.
Esperemos que no dure cuatro años, once meses y dos días...

Berni.
Sábado 6/3/10.
2 Responses
  1. Javier Says:

    ¡Qué bonito Berni!
    Sigue un poco más.

    Un saludo.


  2. Berni Says:

    Sabía que te iba a gustar esta entrada, Javier. Cuando la escribí pesé que si alguien la comentaba, ese serías tú.

    Me encanta G.G.Márquez.
    En general toda su obra me parece espectacular.
    He leído "Cien años de soledad" unas cuantas veces (cinco) y siempre disfruté con cada línea como si fuera la primera vez y no recordara nada de la historia de Macondo y sus habitantes.
    Sin embargo nunca pude pasar de las primeras páginas de "El otoño del patriarca" por lo pestiño que me resultaba...