Y  una  mañana  te  levantas,  te  miras  al  espejo  con  cierto  detenimiento,  y  piensas: 
"Diossssss,  qué  desastre..."

Decides  apartar  todas  las  cuestiones  ineludibles  que  ibas  a  resolver  en  tu  día  libre,  y  dedicar  las  horas  siguientes  a  solvertar,  de  alguna  manera,  ese  inminente  despunte  de  crisis existencial,    consecuente  del  análisis  meticuloso  y  tempranero  de  la  visión  espeluznante  que  acabas  de  presenciar.

Tras  dejar  al  A.F.D.  en  el  colegio,  vuelves  a  casa  para  tomar  el  segundo  café  del  día,  terminar  de  adecentar  ese  espacio  físico  que  tienes  por  casa  (imposible  de  mantener  como  tu  madre  querría),  y   de  arreglarte  un  poco...  Sólo  un  poco,  ya  que  piensas  que  en  unas  horas  estarán  solucionados  todos  tus  problemas  de  imagen...

Entras  en  la  perfumería  "de  las  clavadas",  consciente  de  ello,  pero  con  determinación  y  alegría... Mmmmmm...  y  huele  tannnnn  bien!...  Bueno,  un  día  es  un  día...
Sabes  que  estás  a  punto  de  comprobar  en  tus  propias  "calnes"  lo  que   Elvira  Lindo  expuso  genialmente  en  aquel  "discurso  apocalíptico",  que  una  vez  leíste  con  complacencia una  apacible  madrugada  de  guardia, bendita  diatracción  contra  los  fantasmas  nocturnos...
En  ese  artículo  de  opinión,  la  escritora  analizaba  con  el  humor  que  le  caracteriza,  la  realidad  de  la  relaciones  existentes  entre  las  féminas  y  estos  templos  particulares  de  la  belleza:

"... a  las  mujeres  nos  gustan  las  perfumerías,  el olor  de  las  cremas,  la  textura,  y  está  bien  que  en  la  vida  no  siempre  prime  lo  práctico;  es  delicioso  alimentar  el  apetito  de  los  sentidos..."


- Hola  buenas.  Yo  quería...  una  hidratante...
Lo  dices  con  cierta  timidez.  Sabes  que  está  a  punto  de  producirse  lo  que  la  Lindo  dijo:

"Una  mujer,  usted  o  yo,  cualquiera,  va  en  algún  momento  del  mes  a  una  perfumería.  Pide  una  hidratante  y  es  entonces  cuando  se  produce  la  fatal  transformación  de  la  cara  de  la  vendedora.  Nos  estudia  el  rostro,  pone  cara  de  preocupación  y  acto  seguido,  con  gesto  de  "a  ver  qué  podemos  hacer  para  salvar ese  desastre",  coloca  encima  del  mostrador  una  exfoliante,  una  limpiadora,  una  mascarilla,  una  crema  de  día,  una  crema  de  noche,  un  contorno  de  ojos,  un  serum  y  un  protector  solar.  El  montón  de  cajas  que  que  nos  separa  a  la  vendedora  y  a  la  clienta  es  tal  que  casi  no  podemos  vernos.  La  vendedora  se  ha  aprendido,  con  el  afán  de  vender,  un  discurso  apocalíptico:  si  la  clienta  tiene  treinta  años,  le  dice  que  a  esa  edad  hay  que  prevenir  el  deterioro;  si  la  clienta  pasa  de  los  cuarenta,  la  vendedora  le  habla  del  inminente  descolgamiento;  si  pasa  de  los  cincuenta,  le  avisa  del  brillo  que  está  a  punto  de  perder,  y  así  hasta  que  la  clienta,  digo  yo,  deja  de  ir,  por  falta  de  esperanza,  o  por  defunción."

Menos  mal.  Me  encuentro  en  el  tramo  final  de  la  década  de  los  treinta,  última  oportunidad  para  prevenir  el  deterioro,  así  que  no  será  para  tanto  -pienso- no  necesitaré  todo  eso...

Pero  tras  una  hora  y  media  de  consejos  gratuítos  de  belleza,  salgo  del  establecimiento  con  una  bolsa  monísima  llena  de  ungüentos  y  productos  para  nada  regalados  (sesenta  eurazos  tienen  la  culpa...).  La  madre  que  parió  a  la  vendedora...  qué  poder  de  convicción...  y  una  que  es  débil  en  ciertas  vicisitudes...  Si  ya  lo  sabía  yo...  Como  decía  María  Isabel,  no  me  toques  las  palmas  que  me  conozco...  Pues  eso...

Me  dirijo  a  mi  próximo objetivo:  la  peluquería.
En  este  trance  es  indispensable  un   cambio  de  look  radical.  Me  lo  pide  el  cuerpo.
Así  se  lo  hago  saber  a  la  peluquera  que  me  ha  tocado  hoy.  Pediría  que  el  "extreme  makeover"  me  lo  hiciera  su  compañera,  a  la  que  ya  conozco  y  en  cuyas  manos  me  puse  la  última  vez  con  óptimos  resultados,  pero  me  da  vergüenza  decirlo,  y  me  dejo  llevar  por  la  profesionalidad  de  la  muchacha...

Quiero  un  pelirrojo  llamativo,  pero  como  la  peluquera  me  ve  vacilar  ante  la  carta  de  colores,  resuelve  ponerme  un  tono  intermedio,  para  que  el  cambio  no  resulte  demasiado  brusco,  y  así,  si  no  me  gusta,  tiene  más  arreglo  que  el  color  "panocha"  que  en  un  principio  yo  tenía  en  mente.  Vale,  pienso,  buena  opción...
Tras  dos  horas  de  reloj,  y  a  media  de  que  el  A.F.D.  salga  del  cole,  estoy  sentada  con  el  pelo  mojado  de  un  color  indescriptible  y  una  facha  espeluznante.  Aún  me  tiene  que  cortar  y  peinar...
Supongo  que  ver  mi  careto  ante  tal  espectáculo  le  inspiró  el siguiente  comentario  con  ánimo  de  apaciguar  mi  incertidumbre:
-  Tranquila,  cuando  te  lo  seque  y  peine,  verás  los  resultados.

En  cuanto  terminó  su  "obra  maestra",  me  acercó  un  espejo  para  que  pudiera  contemplar  la  parte  trasera  del  peinado,  detalle  que  acabó  por  ofrecerme  el  patético  colofón  de  aquel  experimento.  Y  con  una  sonrisa  profidén,  y  un  tono  un  pijomegaossssea  me  dijo:
-  ¿Te  gusssssta?...
-  Bueno...  no  está  mal...  me  encuentro  rara... - dije,  en  un  intento  infructuoso  de  ocultar  mi  disgusto...
-  Claro,  es  que  el  cambio  es  muy  brusco.  Te  encontrarás  "rara"  la  primera  semana...

En  esos  momentos  hubiera  contestado  groseramente  haciendo  mención  a  la  madre  del  topo,  "topotamadre",  pero  puse  cara  de  circunstancia,  me  levanté  del  sillón  y  me  encaminé  hacia  la  caja  para  pagar  lo  antes  posible  y  salir  escopetada.  Quizá  me  daría  tiempo  a  pasar  por  casa  y  pillar  una  gorra,  antes  de  ir  a  recoger  a  mi  hija...

- Son  95,90 euros.

 Hijjjadepu...  ¿¿¿¿pero  qué  me  has  puesto??? -  pensé...
Cierto  era  que  me  había  vendido   un  champú  "buenísimo",  especial  "para  pringadas  gilipollas  como  yo",  y  para  que  el  color  permaneciera  más  tiempo.  Por  supuesto,  viendo los  resultados  finales,  no  tenía  la  menor  intención  de  usarlo,  a  ver  si  con  un  poco  de  suerte,  el  puto  tinte  se  iba  pronto...

Fui  directamente  al  colegio,  pues  acercarme  casa  ya  me  era  imposible...
Cuando  el  A.D.F.  salió,  vino  corriendo  como  una  fierecilla  recién  desenjaulada  y  con  la  misma  cara  de  alegría  de siempre,  es  algo  que  me  encanta.   Pero  según  se  detuvo  frente  a  mí,  me  soltó  a  bocajarro  así,  sin  beso  ni  nada:
- Pero...  ¿qué  te  han  hecho?...
Diossss...  Era  la  prueba  que  necesitaba  para  ratificarme  que  aquella  peluquera  había  terminado  definitivamente  con  mis  esperanzas  e  ilusiones...   Los  borrachos  y  los  niños,  siempre  dicen  la  verdad... ¿no  es  eso?...
- Vámonos  a  casa -  musité  cabizbaja  y  con  un  estado  de  ánimo  a  medias  entre  la  depresión  y  el  encabronamiento  más  absoluto...
Mi  A.F.D.,  viendo  el  efecto  que  sus  palabras  habían  generado  involuntariamente  en  la  autoestima  de  su  madre,  contestó:
- Mamá, no  te  preocupes.  Tú  siempre  estás  guapa...



Y  para  terminar  este  post,  un  tema  "diferente"  a  lo  habitual  en  este  rincón,  pero  que  enlaza  "extrañamente"  con  la  entrada.  La  versión  que  yo  conocía  es  de  Vargas  Blues  Band.  A  pesar  de  la  letra   absurda  de  la  canción,  esta  resulta  buena  en  la  interpretación  de  la  banda  latina,  pero  me  ha  resultado  imposible encontrarla.
Charly  García  es,  en  este  caso,  el  responsable  de  la  asociación  entre   raros  peinados  nuevos,  los  enfermeros...  en  fin,  qué  pirada  de  pinza...
Casi  como  el  de  la  peluquera...



Berni.
Lunes  24/1/11.
11 Responses
  1. Camino Says:

    jajaja...!! No sabía yo que a los ficus les lloraran los ojos de la risa...Ay...no puedo!!

    Sirenita, tu hija tiene razón: tú siempre estás guapa. No será pa'tanto ;DDD
    Te lo digo yo, que fui el otro día y me puse un tinte algo...hummm...digamos oscuro-que-parezco-gótica, jejeje


  2. Berni Says:

    ¿¿¿Te han puesto a lo gótico??? Y con esa melenaza que tienes, impresionante.
    Tenemos que quedar, nos vamos a echar unas risas...
    Nos va a faltar Don Hilarión, porque la morena y la rubia ya las tenemos jajajajajajaaja!

    Tú como mi hija:
    Es que me miráis con buenos ojos...

    :)


  3. Berni Says:

    Y tienes razón, no es pa´tanto. Ha pasado el periodo de adaptación que la peluquera me dijo y ya no me veo tan rara. "Es lo que hay", que también dice mi hija...
    Pero el primer día juro que me hubiera cargado a "la artista". Me dejó con una guisa a medias entre Crasty el payaso (pero con más pelo) y el tío del pelucón afro de 11811...
    jajajajaja!
    Dios... se me eriza el vello cuando lo recuerdo... jajajajajaja!


  4. Berni Says:

    Recuerdo un vídeo sobre peluquerías... voy a buscarlo...


  5. enfermero9 Says:

    Cara la de mis compañeros una mañana... por la noche me estaba "retocando los laterales" con una cortadora eléctrica cuando se me cayó el peine de la misma (4x5 cm al 0). Tras mucho pensarlo, me rapé toda la cabeza, jejeje al día siguiente la gente no se atrevía ni a preguntar.
    Un beso Berni, HOLA CHINOCHANO (sin dobleces).


  6. enfermero9 Says:

    Oye, si quedáis avisad por si las moscas, jejeje (mandad una foto por FB andaaaa)


  7. Juana Says:

    Tenemos que quedar ¡ya! , aunque no se .... con una gotica y una 11811 jajajaja no se que ponerme para no desentonar demasiado jajajajaja pienso ir de negro riguroso ....


  8. Berni Says:

    Enfermero9:
    Tu cambio si que fue un Extreme makeover en toda regla. A muchos hombres les queda bien el look rapado a lo Zinedine Zidane. Les da un aire interesante.
    Aunque según mi hermano, a Zizou no le queda más remedio que llevarlo, la alopecia le obliga...
    :)

    Yo el Facebook lo llevo mu mal, me da una pereza...
    Tenemos que hacer una quedada "seria", reunirnos en algún punto que nos venga bien a todos... ¿que no?
    Me alegra mucho saludarte en el rincón. Un beso grande.

    Juana:
    Si hay que ir de negro riguroso, se va... siempre me ha parecido un color muy elegante...
    ;) :)


  9. kakumi Says:

    Camino, di que no estaba tan mal, lo único es que cuando llegue a casa, casi casi no le quedaba nada del nuevo looookkk afropanocha, que tenía nada más salir de la pelú, yo que me esperaba una rubia imponente en casa, oooooohhhhhhhhh, desilusión, una zanahoria clarita, jjjjooooo, me quede con las ganas, “JAJAJAJAJAJAAAAAA”.
    Enfermero09,, lo tuyo son narices, alguna vez, muy remota, he tenido la idea de cortarme al cero, pero me faltan hhhhuuuuummmm, ya sabes.
    Juana el heavy y lo gótico a mí siempre me ha parecido de lo más sexy y atractivo, será por mis tiempos jóvenes……..


  10. Camino Says:

    Venga, no se diga más, me pinto el tiesto de negro, y quedamos donde queráis ;P

    ¿Cuándo eran los carnavales?


  11. Berni Says:

    Kakumi:
    Siento tu desilusión... ¿Una rubia despapanante? En la pelu no se hacen milagros...
    Tendrás que conformarte con tu "zanahoria clarita"
    ;):)