¿Hay  algo  más  bello  y  beneficioso  que  el  poder  regalar  vida  después  de  que  esta  "nos  abandone"?
Creo, sinceramente, que  pocos  actos  son  tan   fructíferos  y  generosos  como  la  donación  de  órganos tras el  fallecimiento.  El  grandioso  regalo  que  esto  supone   lo  conocen  bien  aquellos  que  han  vuelto a  nacer  tras  un  trasplante,  así  como  los  donantes  y  las  familias  de  estos,  que  en  pleno  duelo  por  la  pérdida  de  un  ser  querido,  se  muestran  favorables  a  la  donación.

Si  bien  es  cierto  que  actualmente  me  encuentro  involucrada  profesionalmente  con   el  proceso  de  donación  y  trasplante,  desde  que  tengo  uso  de  razón,  siendo  muy  niña,  he  dicho  infinidad  de  veces  a  mi  familia  (mis  padres  y  hermanos)  que  cuando  muriera  quisiera  ser  donante  de  órganos,  "de  todo  aquello  que  se  pudiera  utilizar". A  mi  madre  no  le  gustaba  que  hablara  de  ese  tema,  como  es  lógico,  ya  que  el  horror  de  la  muerte  de  un  hijo  es  algo  que  ningún  padre  quiere  imaginarse,  y  siempre  me  decía  que  eso  ocurriría  después  de  que  ella  muriera,  ya  que  por  ley  natural  así  sería...  pero  yo,  por  si  acaso,  insistía...

El  deseo  de  donación  es  algo  que  se  ha  acrecentado  con  los  años  y  el  pleno  convencimiento  de  que  si  es  posible  aumentar  la  vida  y  la  calidad  de  la  misma  de  otras  personas  cuando  nos  hayamos  ido  de  este  mundo,  ¿por  qué  no?  Es  lo  razonable  y  lo  más  lógico...

A  mi  marido  y  a  mi  hija  los  tengo  "breados"  con  el  tema,  y  aunque  soy  consciente  de  que  lo  más  probable  es  que  mis  deseos  no  se  cumplan  (pues  sólo  un  porcentaje  muy  escaso  de  las  personas  que  fallecen  lo  hacen  en  condiciones  de  ser  donantes),  si  por  circunstancias  de  la  vida  se  encontraran  ante  tal  coyuntura,  sé  con  seguridad  cuál  será  su  respuesta...


Berni.
Miércoles 1/6/2011.










2 Responses
  1. Camino Says:

    A mi también me gustaría que alguien pudiera aprovechar mis órganos para seguir viviendo (ambos) ;-)

    http://www.youtube.com/watch?v=1rFmpFV5q70


  2. Berni Says:

    Prolongar nuestra vida en la de otros, o prolongar la de otros con parte nuestra...
    Es una opción si, como a Sabina, la reencarnación no convence...
    :)