Cuando el dolor más agudo quiebra el cuerpo de un hijo moribundo hasta el punto de mudar su habla, y la madre suplica medidas terapéuticas que alivien el sufrimiento, ¿qué se puede hacer si el médico responsable las niega aduciendo un supuesto "conflicto moral personal" resultante de una nefasta conjunción de miedo, ignorancia y absoluta incompetencia profesional?

¿Cómo se supone que el profesional de Enfermería debe actuar en este caso?

¿Debemos apelar a la compasión humana, emplear el chantaje emocional, o extra limitarnos haciendo "oídos sordos" y llevando a cabo lo que nos dicte la moral y la conciencia de cada cual?


Berni.
Domingo 16/5/10.
10 Responses
  1. Ana Says:

    ¿Sabes qué Berni? Casualmente ahora mismo ando preparándome un examen de cuidados paliativos, y tu entrada me llena de impotencia... ¿de verdad estamos en el siglo XXI? Por dios que la analgesia está para algo y ¿para qué sufrir si existen medios para evitarlo?? dignididad y calidad de vida, hay gente a quién no le suenan esos términos. Un besito ;)


  2. Berni Says:

    Por desgracia no todo el mundo tiene el mismo concepto del sufrimiento, y sobre todo, la misma sensibilidad ante el dolor ajeno. Es fácil dar órdenes médicas que "ni te van ni te vienen" desde un teléfono o desde un despacho sin ni siquiera molestarse en ver al paciente (total "para qué, si se está muriendo"). Te encontrarás con situaciones similares a lo largo de tu trayectoria profesional que te enervarán hasta lo indecible y te harán recordar mis palabras... aunque espero que no sean frecuentes...

    Por cierto, ya te queda poco...
    Ánimo!!


  3. Camino Says:

    Qué profesión más dura tenéis Berni!


  4. Berni Says:

    Si, muy dura a veces. Los momentos de satisfacción son escasos (depende del servicio en que trabajes), pero compensan con creces todo lo malo...


  5. Juana Says:

    De verdad que hay gente que si se hubiese hecho ingeniero en lugar de médico, el mundo se lo agradecería .... en fin ....


  6. Javier Says:

    Lo que cuentas es terrible, Berni. No hay justificación al hecho de que un profesional de la medicina ignore el sufrimiento de un paciente, ni desde la perspectiva profesional ni desde la humana. Creo que, por suerte, esto que cuentas es algo excepcional.
    Pero que no exista justificación no significa que no haya una explicación y que debamos buscarla, y cuando los conflictos morales, éticos, legales, económicos,… condicionan negativamente lo más esencial de la atención sanitaria, entonces es que la sociedad en su conjunto debe de hacer un examen de conciencia. Puede que se esté creando un caldo de cultivo propicio para ello. Yo así lo creo.
    La enfermería, igual que cualquier otro profesional que lo presencie, debe, en la medida de lo posible, subsanar y remediar esta mala praxis y buscar el mejor remedio al sufrimiento del paciente. Sin olvidar que la responsabilidad nos obliga a la máxima rectitud.
    Muy difícil asunto.
    Gracias a las personas que, como tú, perseveran en esta sensibilidad.


  7. Berni Says:

    Lo que cuento sucedió hace bastante tiempo. En los 16 años que llevo ejerciendo, he vivido situaciones similares en contadas ocasiones, pero de verdad que se te quedan grabadas en la memoria.
    Llevo fatal el sufrimiento, sobre todo el de los enfermos terminales. Tolerar que una persona muera en una agonía dolorosa es absolutamente inhumano, carece de sentido alguno, teniendo en cuenta los medios de los que disponemos actualmente para evitarlo. La actitud de los profesionales sanitarios que lo permitan es totalmente injustificable, y estoy de acuerdo con que éstos deberían dedicarse a otros trabajos de índole diferente, nada que tenga que ver con el cuidado de las personas.
    Subscribo todo lo que ha comentado Javier, aunque a mí me gustaría pensar que las personas que se dediquen a esta profesión no beberán del caldo de cultivo putrefacto que se está generando en la sociedad actual (no es una afirmación catasfrofista, es una realidad innegable). La elección en sí de la profesión es para mí un hecho decisivo en esta convicción personal, aunque siempre existirán casos aislados de personas que confundan su verdadera vocación, para desgracia de ellos mismos y sobre todo, a tenor de las graves consecuencias, para los demás...


  8. enfermero9 Says:

    Hola Berni, yo en esto soy tajante, el que tenga escrúlos por cuestiones morales y religiosas a la hora de aplicar un tratamiento que mejorará la calidad de vida del paciente que se eche para el lado y deje sitio a otro.
    Un beso.


  9. Berni Says:

    Estamos hablando de aliviar el dolor a una persona que se está muriendo.
    Si no eres capaz de aplicar las medidas farmacológicas con la suficiente seguridad, llamas a tu adjunto... o lo llamo yo, pero dejar que alguien sufra lo indecible hasta morir por esta inseguridad, por desidia (te importa un comino) y/o aludiendo absurdos argumentos moralistas es incalificable.


  10. Berni Says:

    Hay situaciones que no se pueden permitir, y por supuesto no toleré aquello...