Hoy os propongo un vídeo tremendamente impactante que forma parte de una campaña de seguridad vial realizada por TAC (Transport Accident Commission) en Victoria, Australia.
Es un clip que no deja indiferente...



Esta propaganda "tan agresiva" ha sido cuestionada en múltiples ocasiones. La DGT de nuestro país en los últimos años ha empleado mensajes similares para intentar disminuir la siniestralidad, no sin falta de polémica, puesto que se han hecho uso de testimonios reales de víctimas de accidentes, de imágenes muy duras, de recreaciones ficticias con gran realismo, etc... Todo ello con la justificación de causar un golpe de efecto sobre nuestra conciencia y recordarnos, cuando vayamos al volante, la enorme responsabilidad que supone conducir un vehículo, ventajoso mecanismo de transporte pero con indudable potencial mortal...

¿Estáis de acuerdo con este tipo de campañas?
¿Creéis que realmente son efectivas?
¿Qué efecto os causa el hecho de ver este tipo de imágenes?
¿Las recordáis cuando vais al volante y os han hecho pisar menos el acelerador?

(Gracias a Emilio por el material de base :))

Berni.
Miércoles 19/5/10
8 Responses
  1. Juana Says:

    Esto es lo único que entiende el personal, pero no conviene "abusar" porque luego se acostumbran y no hace efecto.
    La realidad pura y dura, si bebés no conduzcas, si quieres tomar drogas, tampoco.


  2. Berni Says:

    Estoy de acuerdo. El ser humano se acostumbra a casi todo, así pues no conviene abusar...
    Besos para mi Johana!


  3. El desenlace final dura prácticamente una milésima de segundo. El sufrimiento que les queda a los demás dura toda una vida.


  4. Berni Says:

    Desde luego...
    Todos sabemos quienes son los que más pierden (los que fallecen, sin duda), pero también los que más sufren (aquellos que se quedan)...
    Gracias.


  5. Javier Says:

    Muy impactante y duro, contado de forma atractiva, pero sobre todo real. Podría discutirse la conveniencia o no de ofrecerlo en horario infantil o con la comida, pero es innegable que tiene una fuerza pedagógica imprescindible.
    Creo que debería de formar parte de los cursos de formación y de rehabilitación en aquellos que sobrepasan los niveles y límites que establece la ley y el sentido común.

    A mi me ha sido útil.
    Correré menos y con menos alcohol.
    Gracias.


  6. enfermero9 Says:

    Yo no se hasta que punto son útiles estos anuncios, es posible que si puesto que los que por profesión tratamos con personas que han sufrido un accidente solemos ser prudentes.


  7. Berni Says:

    Yo personalmente nunca bebo antes de conducir. A decir verdad no bebo alcohol casi nunca, salvo en contadas ocasiones (una cena, una fiesta), pero jamás si voy a coger el coche...
    Sí reconozco que los límites de velocidad en determinadas vías "se me quedan cortos"... vamos, que me aburre ir a 120 en una autovía/autopista, y el 50 de límite en ciudad me parece ridículo, además de imposible de cumplir (el resto de los coches "te comen"). Cuando me tiente pegarle al acelerador recordaré las imágenes de la campaña, seguro que levanto el pie...

    Los humanos somos así. Aprendemos mediante la experiencia propia, y si es negativa más, no parece que sea suficiente el conocer lo que sucede "a otros", como si nunca nos fuera "a tocar". Y además queremos convencernos a base del sufrimiento extremo.
    Curioso...


  8. Berni Says:

    Enfermero9, tú lo sabes, la convivencia con el dolor y el sufrimiento es algo que altera nuestra conducta.
    Me reitero en esta convicción, y por tanto en la utilidad práctica de este tipo de campañas.
    Bienvenido al rincón :)