No tenía más de 30 años, 28 para ser exactos si no recuerdo mal, pero la vida ya le había mostrado su lado menos amable.
Acababa de ser operada de urgencia por una apendicitis, pero descubrí otras incisiones diferentes a la nueva herida quirúrgica...
Presentaba puntos de aproximación en ambas mamas, cuyo tamaño natural había sido mermado en alguna intervención reciente.
Ojeé la historia y vi que le habían realizado una mastectomía bilateral profiláctica.
No pude evitar preguntarla acerca del tema, ya que siendo tan joven me impactó especialmente su caso, y visualizar los Steri-Sript sobre las inexistentes aureólas...

Ella me dijo con gran aplomo:

- Mi madre murió de cáncer de mama, mi tía y mi abuela también. Me hicieron estudios y vieron que tenía mutaciones genéticas que aconsejaban la intervención, y aunque mi médico no me lo recomendaba todavía, yo decidí hacérmelo ya.
Hace ocho meses que he tenido mi segundo hijo, y creí que no debía demorar más esto.
No quiero que mis hijos se queden sin madre antes de lo necesario.

Sus palabras y su templanza me sobrecogieron. Era una mujer joven a la que los avatares de la vida le habían arrebatado parte de sus seres más queridos en pocos años.
El sufrimiento que había pasado esa chica era tremendo, pero aun así ella seguía para delante con una valentía absolutamente admirable.
El Amor de su marido y sus dos pequeños, una nena de tres años y un bebé de meses, la hacían sacar fuerzas de donde fuera para enfrentar las adversidades con buen talante.
Había declarado la guerra al cáncer de mama y no pensaba dejarse vencer de ninguna manera.

Ciertos pacientes se merecen el cielo y las estrellas al completo.
Yo me siento dichosa de poder compartir con ellos una pequeña parte de su experiencia vital, porque me enseñan mucho más de lo que yo les puedo ofrecer, y eso es todo un privilegio para mí.

Hay personas que su vida les duele en cada paso que dan, pero siempre encuentran estímulos y alegrías que los hacen continuar, saliendo del lodazal triunfantes y superando las huellas profundas dejadas atrás en el camino...
Esas pisadas son las que hemos de seguir los demás cuando no encontremos remedio para nuestro desconsuelo.



"So I don´t look back
Still I´m dying with every step I take
but I don´t look back

And it hurts with every heartbeat...
and it hurts with every heartbeat..."

Berni.
Miércoles 21/4/10.




8 Responses
  1. Javier Says:

    Muchas batallas silenciosas en gentes anónimas, cada día. Algunas tan llenas de dolor como carentes de glamur. Un ejemplo admirable de entereza y resolución en estos tiempos que corren tan propicios al victimismo.
    Gracias por recordarlo, Berni.


  2. Berni Says:

    Sí señor, todo un ejemplo de superación en las adversidades. Una pequeña historia que no quería sólo dejar archivada en algún estante de mi memoria.
    Un saludo, Javier.


  3. capitán garfio Says:

    Pienso que las enfermedades y sobre todo el cancer, existen para que las personas de alrededor aprendamos......sólo así las personas crecemos....


  4. Juana Says:

    Como bien dice Javier hay mucha gente admirable y .... muy silenciosa, y me uno al gracias por recordárnoslo.


  5. Berni Says:

    Capitán Garfio:
    Es una manera de positivizar ante una enfermedad tan dura como el cáncer. Yo también lo creo.
    Un besote, Capi.

    Juana:
    Como sé que te gustan las frases y citas, voy a ponerte alguna respecto al silencio:

    "El sentimiento más profundo se revela siempre en el silencio" (Marianne Moore)

    "El silencio libera a la mente de su jaula verbal".
    (Jaime Tenorio Valenzuela)

    "En la oscuridad te llamé, todo era silencio y una brisa que se llevaba la cortina. En el cielo apagado una estrella ardía, una estrella partía, una estrella moría".
    (Forugh Farrojzad)

    Un beso, "o algo"... jajajaja!
    :):)


  6. Juana Says:

    ¡Gracias! Me gustan los besos, abrazos y demás "mimos" hasta por e-mail jajajajajaja


  7. Pajarraca Says:

    Hay gente enorme Berni, sencillamente enorme!, gracias por recordárnoslo.


  8. Camino Says:

    Qué ejemplo de superación y aplomo.
    Hay gente que está hecha "de otra pasta". Gracias por compartirlo Berni