Un microrrelato que escribí con cariño para Javier y que, con su permiso, lo tomo prestado para colgarlo también en este rincón.


"Y la lluvia caía sobre los cristales, produciendo ese sonido de impacto particular que a él tanto le gustaba escuchar.
El día llegaba a sus horas centrales, pero era de un gris tan apagado, que si no se miraba el reloj, podría decirse, sin mucha osadía, que estaba finalizando.
En unos instantes la nubosidad se extinguió como arrastrada por un soplo divino y un sol espléndido apareció en el firmamento, tornando el lúgubre ambiente en un insólito espectáculo primaveral de luminiscentes destellos, que reflejaban preciosos tonos nacarados por doquier.
Pero él seguía escuchando el sonido de la lluvia, que descargaba, desde su cabeza, con una potencia cada vez mayor.
Comenzó a sentir un ahogo en la respiración, una soga transparente se aferró a su cuello y las lágrimas se le desbordaron en un torrente incesante. Todo su cuerpo se empezó a licuar y a brotar por cada poro de su piel en un exudado sin fin.
Fue muriendo lentamente, desapareciendo, de forma callada, como los ríos cuando desaguan en la mar.
El charco de su ser quedó disperso en el parquet, y no fue más que espuma reseca cuando los rayos de luz entraron por la ventana, y cansados y sedientos, decidieron beber de él..."



Berni.
Domingo 18/4/10.
7 Responses
  1. Camino Says:

    Me encanta Sirenita...
    Hum! por cierto, no tendrías tu nada que ver con la licuación de aquel ser...acaso querías tenerlo para ti en tu medio? ;D


  2. Berni Says:

    Jajaja!
    Pues quizá algo... al fin y al cabo el estado líquido es mi preferido... ;) :)


  3. Javier Says:

    En mi natural tendencia a la inmersión acuática, aún sigo buceando en tu relato.

    Gracias de nuevo.


  4. Berni Says:

    Me alegra que te gustara, Javier.


  5. Muy bueno Berni, pero que muy bueno!


  6. Anónimo Says:

    Jo Berni que me hace esto unas cosas muy raras, que me ha encantado tu relato ( soy pajarraca)y ha saltado lo de camorrista del amor ; )


  7. Berni Says:

    ¿La camorrista del amor? jajajaja, joer, Pajarraca, que seudónimos te buscas, jajajajajaja!
    No sabía que te pasaras por el blog... pero encantada de tenerte por aquí.
    Últimamente te veo poco activa por la blogosfera... Tienes que deleitarnos más con tu gracia y salero natural, me parto con tus particulares anécdotas, qué cosas te pasan... y las cuentas como nadie.
    Un beso.