Una amiga, colega y seguidora de este rincón, ha hecho el siguiente comentario, al hilo de la triste noticia que llena páginas enteras en los prensa escrita y muchas horas de "debate" y especulación en otros espacios audiovisuales con gran poder mediático.
Por supuesto, se refiere a la muerte negligente del bebé, hijo de la muchacha de origen magrebí, también fallecida hace escasos días en un hospital madrileño público, a causa de la gripe H1N1.
Me he permitido copiar dicho comentario y dedicarle una entrada, que el tema lo merece, y porque como enfermera que soy, "me afecta" de alguna manera:


¡¡Hola chicos!! permitid que me desahogue un poco respecto a un tema que nos pilla muy cerca... Se trata de la muerte del bebé de la fallecida por gripe A. Están todos los medios de comunicación masacrando a la enfermera (o enfermero) que ha cometido el fatal error y yo, como enfermera me siento muy afectada porque pienso que el error no ha sido de ella sino de la dirección de enfermería de ese hospital. Por burros, por bestias, por mezquinos y por no saber hacer bien las cosas. El profesional que la ha cagado tiene 21 años, acaba de terminar la carrera y lleva 10 días trabajando en neonatos... ¿Qué se puede esperar de eso? que la líe parda, por supuesto. En lugar de realizar un buen programa de acogida y tener a los nuevos que se incorporan doblados con una enfermera con experiencia durante, por lo menos, un mes, los sueltan de repente en una unidad de cuidados críticos y les hacen llevar desde el principio pacientes. Es el pan de todos los días en verano, y nosotros, los enfermeros que nos quedamos currando mientras otros están ya de vacaciones, sudamos sangre para cuidar de nuestros enfermos y supervisar a los de los demás. Esto que ha sucedido no me ha sorprendido nada. Yo también trabajo en una UCI y ese error es muy común. Hay un tipo de nutrición parenteral (que se pone por vena) que parece leche y tienes que leer y fijarte y estar pendiente de no equivocarte. Cuando ya has visto esa nutrición muchas veces ya no se te olvida (por el aspecto) pero cuando es la primera vez que la usas es muy fácil equivocarse con la nutrición enteral (la que se administra mediante una sonda nasogástrica y va directamente al estómago), a mí me tocó frenar a un compañero que iba a hacer lo contrario, la parenteral la iba a poner por sonda nasogástrica. En fin, he llamado al programa de Ana Rosa y he dejado un mensaje dando mi opinión, porque allí había una panda de periodistas catetos que hablan por hablar y estaban machacando a esa pobre enfermera (o enfermero) que ya nunca volverá a trabajar y cuya vida ha sido destruida.


Como sé que muchos de los que leen este blog son sanitarios, me gustaría conocer la opinión del tema como profesionales.
Espero vuestra participación



Berni.
Martes 14/7/09.
10 Responses
  1. oranhe Says:

    Estoy plenamente de acuerdo con la carta.Me da pena el bebe y la situación tan dramática,pero a la pobre emfermera se la estan cargando en vida.Ella ha sido la ejecutora pero los-las culpables son las direcciones que nos ven como números tanto a los pacientes ,como a los trabajadores


  2. Berni Says:

    La familia que ha perdido a esa madre y a ese niño en tan poco tiempo, y en circunstancias tan dramáticas, estarán sufriendo lo indecible. Debe ser horrible, no me gustaría estar en su piel... ni imaginármelo quiero...
    Pero ahora mismo casi nadie piensa en cómo se debe sentir esa joven enfermera, que ha cometido un error fatal, no se puede negar, pero totalmente involuntario.
    Su vida y la de su familia quedarán irremediablemente marcadas por este triste accidente.
    Esa chica no es ninguna asesina, solo es una pobre muchacha de 21 años que ha elegido una profesión dura y que en el primer contrato de su vida ha tenido muy mala suerte...
    Y la están dilapidando sin piedad.
    Muchos de los periodistas que hablan y opinan lo hacen sin conocimiento, no saben de la misa la media, y sin embargo pueden aparecer en un espacio televisivo con gran poder mediático, y decir lo que les plazca con total impunidad.

    En cuanto a los culpables últimos, la dirección de Enfermería y el hospital tienen una responsabilidad subsidiaria muy clara, porque el manejo que hacen de su personal es absolutamente patético e ilícito, y sólo puede fomentar situaciones como estas, todos los que trabajamos en un hospital lo sabemos y lo vivimos cada verano, que no pasan más cosas porque deben existir los ángeles...
    Es cierto, a los que manejan el cotarro, gerentes y directores del personal, tanto los usuarios del sistema como sus trabajadores, les importamos UNA MIERDA, y lo digo con la boca grande, sin ningún tipo de complejo ni pudor.

    Daré mi opinión personal de este asunto en una entrada posterior, pero voy a esperar a ver si alguien más se anima a comentar.
    Muchas gracias por tu participación.


  3. Eva Says:

    Qué rabia, qué pena y qué miedo. También trabajo en un hospital y de sólo recordar cómo nos "soltaron" el primer verano a todas las nuevas en una planta de quita y pon... se me ponen los pelos de punta.


  4. Berni Says:

    Creo que tod@s hemos pasado por ello, por eso mismo pienso que todo el mundo debería ser más benevolente en este caso, en vez de "cebarse". Y, sobre todo, debería plantearse en serio el trasfondo de la situación... aunque eso no interese ni venda...


  5. nala Says:

    ¡¡Gracias Berni!! es que estoy aprendiendo a participar en tu blog y me hago un poco de lío con las etiquetas...
    Hoy ha salido el presidente del Consejo Nacional de Enfermería en CNN+ diciendo muchas verdades ¡Ya era hora!
    Espero que se tomen las medidas oportunas para que errores así no se vuelvan a cometer.


  6. nala Says:

    Respecto a la profesional que cometió el error imagino que tendrá que pagar por ello, un juez impondrá la pena adecuada e imagino que quedará inhabilitada unos años, espero que la prensa no la identifique y termine así de hundirla.
    Recuerdo muy bien mi primer verano como enfermera, me pusieron de incidencias (es decir,recorrer todo el hospital y cubrir cada día a la gente que faltaba) estaba aterrorizada y recuerdo muy bien a una compañera que hizo para mí en un servicio muy especial de ángel de la guarda... ¡Un beso muy fuerte!


  7. Ana Says:

    De acuerdo con todo lo que se está diciendo por aquí. Sin dejar de lado la muerte del bebé y la stuacón de la familia, que están en su pleno derecho de estar desbordados con todo y todos. Pero la pobre chica debe de estar también desbordada y con una carga de conciencia enorme, por su bien espero que no encienda el televisor porque se suelta mucha basura por la boca sin conocimiento de causa. Que las culpas no recaigan en una sóla persona porque hay mucha historia detrás y, por lo que veo, los que nos movemos por este mundo lo sabemos de buena tinta.


  8. Berni Says:

    Gracias Nala por tu comentario, creí que era muy oportuno ponerlo en una entrada especial, yo también iba a tocar el tema, pero cuando se pasara un poco el sensacionalismo que rodea la noticia y se supiera más de lo que en realidad había ocurrido.

    En algún momento de la vida todo el mundo tiene su primer trabajo y su primer contrato.
    "Soltar", como bien expresa Eva, a una muchacha de 21 años recién terminada de la carrera, sin ninguna experiencia laboral, en una unidad de Neonatos, es una temeridad, y la culpa de dicha temeridad no es de ella, precísamente.

    He quitado un filtro que había para realizar comentarios, los habituales ya lo habréis notado.
    Hay amigos o compañeros que no están acostumbrados a comentar y éste filtro les suponía una traba.
    Ahora es más fácil, así que ánimo!


  9. Berni Says:

    Ana, he visto en tu perfil que eres "un proyecto de Enfermera", y me encanta que futuros colegas se pasen por el rincón y participen, porque vuestras opiniones también son muy enriquecedoras, nos hacen ver cosas que "los veteranos" hemos olvidado en el camino.
    En las prácticas clínicas aprenderás lo complicado que a veces resulta nuestro trabajo, en muchos aspectos, no todo es tan bonito como lo pintan, pero tampoco es tan horroroso, de hecho creo que si la sanidad española funciona medianamente, en parte es por los profesionales de Enfermería, que lo damos todo, porque nuestra profesión nos encanta (a la inmensa mayoría).
    Espero que este tipo de episodios no te hagan flaquear en tu proyecto, termines con ganas y orgullo la universidad y comiences a trabajar como se debiera, con respeto y tiento, pero sin miedo y mucha ilusión.
    Quien sabe, quizá algún día nuestros caminos se crucen.
    Gracias.


  10. Ana Says:

    Hola Berni, gracias a ti ;) todavía no soy enfermera pero bueno ya tengo una idea aproximada de como va este mundillo. Me queda un año para terminar y la verdad es que el miedo en el cuerpo no me lo quita nadie pero bueno, lo que tú dices, prudencia y ganas, que mi no me faltan y espero que no me falten jamás :) un saludo nos vemos por aquí.